Alrededor de las 10:30 de este sábado 5 de agosto, el vicepresidente de Ecuador Jorge Glas inició un Enlace Ciudadano en Portoviejo, Manabí. Al acto lo denominó su ‘informe de despedida’ sobre las actividades del Comité de Reconstrucción tras el terremoto del 16 de abril del 2016; sin embargo, tocó diferentes temáticas.

Durante el acto, que se transmitió en en vivo a través de la red social Facebook, el vicemandatario arremetió en contra de la oposición y denunció que se le ha impedido recaudar información actualizada y documentación que serviría para su defensa.

El vicepresidente, a quien se le retiraron sus funciones el jueves 3 de agosto, denunció que así como él, la asambleísta Marcela Aguiñaga está siendo amenazada. Declaró que el hermano de Aguiñaga fue despedido de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL), según dijo, por orden de los Bucaram.

Insistió en que el gobierno de Lenín Moreno le ha “entregado el CNEL a los Bucaram (…) quienes representan lo peor de la política ecuatoriana”. “Me han acusado de todo y no han podido comprobar nada”, enfatizó.

Además, detalló cifras sobre los trabajos en Manabí tras el terremoto y dijo que Ecuador es uno de los países menos endeudados de América Latina y el mundo.

Sobre los audios filtrados que han circulado estos días en redes sociales, dijo: “Me apuntan a mí. El dedo de Capaya, el dedo de un delator de Odebrecht que busca reducir su condena y a cambio dar mi cabeza, el dedo de Gustavo Larrea, el dedo de Eduardo Mangas. Yo quiero que avancen lo más rápido las investigaciones, porque el que no la debe no la teme”.

Tras una hora de declaraciones, aproximadamente, el vicemandatario de Ecuador mostró audios filtrados vinculados al caso Odebrecht. Dijo que lo único que prueban es que a él le reclaman pagos atrasados y él explica que intentará solucionar los problemas.

Resaltó que él sabe que está en peligro, pero aseguró que no tienen miedo porque “está protegido por la sangre de Cristo”.

Glas dijo que conocía de la existencia de tres audios y que él estaba “desesperado” porque salgan, ya que así, a su juicio, el pueblo se daría cuenta de que a él lo quieren involucrar. “Yo rezaba porque salgan (los audios). Ustedes se han dado cuenta. A mí me van a reclamar pagos atrasados y yo qué hago, responder, decir la verdad”, dijo.

“Tengo una tranquilidad espiritual. Cada cosa que les dije se la he dicho al presidente en privado”, añadió casi al término del enlace de dos horas y media, y concluyó diciendo: “Siento que se han violado mis derechos humanos con todo lo que me están haciendo y aplicando. Responsabilizo de mi seguiridad al presidente Lenín Moreno, a Eduardo Mangas y a Gustavo Larrea”.

La transmisión en vivo a través de Facebook, que posteriormente se transforma en un video permanente, fue eliminado de la red social. (I)

 

Fuente (Diario El Universo)