La Casa Blanca radicaliza su postura frente al régimen de Nicolás Maduro, al que hace dos semanas catalogó como “una dictadura”. Este viernes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que no descarta la opción militar para resolver la crisis política y económica que atraviesa el país. Hasta ahora, Washington había optado por castigar a los más altos funcionarios del chavismo, imponiéndoles sanciones económicas.

“Tenemos muchas opciones para Venezuela, es nuestro vecino. Estamos en todo el mundo, tenemos tropas en todo el mundo, incluyendo lugares muy muy lejanos. Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo, está muriendo. Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar, si fuese necesaria”, dijo el presidente durante una conferencia de prensa desde el Trump National Golf Course en Bedminster, en Nueva Jersey, y tras una reunión con su secretario de Estado, Rex Tillerson, y la embajadora de EEUU en la ONU, Nikki Haley.

El ministro del Poder Popular para la Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, reaccionó calificando la declaración de Trump como “un acto de locura, un acto de supremo extremismo”.